Capítulo 19 de 20

Encontrar un sitio tan tranquilo como el de esta noche ha sido una suerte. Estoy en Lyndhurst, el pequeño pueblo que está en el interior del parque natural. Ayer escuchaba ruidos rarillos del freno trasero, me supuse que serían las pastillas de freno y así fue. Unos 1.200km me han durado, no está mal. Recuerdo que en la ruta #Salvaje (viaje a Valencia) fue similar.

De aquí, por absoluta casualidad cojo uno de los caminos que me llevan Southamptom, ciudad vecina de Portsmouth. En un poco tortuoso cruce de señales (para variar) paso uno de los grandes puentes y veo todo el puerto pesquero y la zona industrial.

Paso por el antiguo hospital militar de la ciudad “Royal Victoria”, ahora restaurado como parque, con curiosas infografías y datos.

La fatiga hoy ya es grande desde el minuto 1, y me paro a comer mucho antes de lo normal. Cruzo la costa de Southamptom hasta dar con un acceso por un curioso ferry rosa, llevado por dos marineros entrados en años. Le pregunto a uno que cuantas veces hacen el recorrido (dura unos 5 minutos largos) y me dice “unas 250 veces”.

A partir de este tramo empiezo a acortar el camino, hoy quiero llegar antes a acampar, el cansancio me pesa bastante. Me medio pierdo entre caminos que siguen la costa, algunos extremadamente angostos en los que apenas Bridas pasaba.

Fareham, pueblo pegado a Portsmouth es ahora mi objetivo para pasar de ahí a la zona norte de esta última. Así mañana tendré que pedalear lo justo paseando y podré visitar la ciudad. Y con eso, una vez suba al ferry, habrá concluido mi viaje por que, aún quedan muchas vueltas que dar mañana. ¡Ah! Y Darme el capricho de probar los Fish&Chips que tantísimas veces he visto.

Última noche en mi pequeño hogar portátil…

Amanece que no es poco, cambiando frenos…

El freno nuevo VS el viejo

Encuentra las 7 diferencias

Uhm… Cuántos millones cerca

Una de las puertas originales de Southamptom

Totton, visto desde el otro lado

Pequeños barcos…

¡¡Ayudando a los Aliados contra el Eje del mal!!

El mini-cuqui-ferry

Es habitual ver a las familias reunidas para hacer pequeña pesca con red

Caseta del ferry, con solo fines decorativos y de señalización

¡Wow! ¡Menudos paisajes eh!

Mi oficina portátil, siempre igual dentro, pero siempre diferente fuera 🙂

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *