Martes, 6 de agosto

Algo que ayuda a despertar son las sorpresas. Cerca de donde acampé fui a un hipermercado “Migros” para comprar las cositas diarias. Cuando veo el precio del pan, le pregunto a una señora de al lado si el precio está expresado en Francos y “sí, sí”. Básicamente 2.50€ al cambio una barra de pan. Por fortuna Lidl o Aldi mantienen los precios de una forma más asequible.

Subo dirección San Bernardino, consigo avanzar con facilidad lo que es el inicio del puerto, hasta llegar a Mesocco. Y ahí es donde aparece la lluvia.

Lo típico que te da pena tirar y al final… Tienes un cañón en el jardín.

Al principio en realidad, una lluvia refrescante, suave, de verano. Estoy sudando un montón y eso, junto a los manantiales que sacan el agua fresca, es un alivio.

Entrada a Soazza, un poco antes de Mesocco

Calles de Mesocco

Más tarde se a empezado a complicar y ya la parada me obliga a buscar refugio. Le pregunto a una mujer si sabe de algún lugar donde poner la tienda más o menos protegida, pero no sabe, lo que si sabe es con quién debo de hablar: Mariela. Ella me pone en contacto con Moritz, un hombre de familia que me busca un lugar sin cesar.

Me propone pasar la noche en la estación de tren antigua del pueblo, lo que ahora es un almacén. ¡Para mí es un palacio!

¡Bajo techo!

Miércoles, 7 de agosto

El tiempo sigue complicado, al día siguiente lo mejor es esperar a que pasen las tormentas. Me invita a comer con su familia y allí conozco a todos (¡incluidos a sus adorables animales!). Disfruto de un día de charlas, de buena comida y compañía. De conocer a sus gentes, su forma de vivir y entender cómo funciona este país. ¡Un millón de gracias por todo!

Mesocco, durante el día de descanso

Morriskia 😍

Jueves, 8 de agosto

Con las pilas recargadas gracias a la hospitalidad que me han dado, despierto con un objetivo claro: debo al menos subir hasta el pueblo de San Bernardino. Después del pueblo está el paso final del puerto.

Subidas dentro de Mesocco hacia San Bernardino

El ascenso (es la carretera con más curvas, la otra es la autovía)

24km me faltan para llegar arriba del todo. Piano piano como dicen aquí. Cuanto más subo, mas alucino con las vistas. Este lugar es exageradamente impresionante y el puerto, mucho más suave de lo esperado.

Piano piano

Imponentes vistas

Una herradura tras otra…

A comer con vistas de lujo

Con cierta facilidad llego al pueblo para comer, así que le queda todo el día para terminar el paso final. Con la calma hago mil fotos, grabo algún vídeo y… Ya estoy arriba, voitlá!

Uno de los tramos finales

¡No hay que dejar escapar a los marcos del “Grand tour”!

Cansadilla, pero contenta

La mejor parte comienza ahora… ¡A dejarme caer! Desde arriba el des bivel durante muchos muchos kilómetros es en negativo y mis piernas lo agradecen. Me dejo llevar unos 40km (casi sin querer, cuestas infinitas) entre los profundos y preciosos valles hasta llegar a Thusis, donde acampo hoy, con toda la tranquilidad.

¡Más fotos en la galería de Google Photos!

Empezando a bajar

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *